El entrenamiento positivo no siempre es lo más recomendable

¿A qué nos referimos con entrenamiento positivo?

Por “entrenamiento positivo” nos referimos a ese entrenamiento basado en recompensas de comida o premios para enseñarle cosas a nuestros perros.

Perro y golosina

 

Si tu perro se guía por premios y recompensas, este método de entrenamiento funciona bien para enseñarles cosas divertidas – como trucos – donde realmente no importa si tu perro obedece o no. Si le dices que te de la pata, que se de la vuelta, que se haga el muerto y él no lo hace, ¿a quién le importa?

Pero para enseñar a tu perro a venir cuando se le llama en presencia de tentaciones y distracciones … para enseñar a tu perro a permanecer tranquilo y en silencio mientras le cepillas los dientes… para actuar con cortesía y educación hacia los extraños y hacia otros animales, y para enseñarle los comportamientos adecuados para tu familia… el “entrenamiento positivo” del perro no es suficiente.

Piensa en ello. ¿Qué sucede cuando quieres que tu perro deje de perseguir a un gato y responda a tu llamada? – ¿Y si en ese momento no tiene hambre y prefiere perseguir al gato en vez de comerse la galleta?

Consecuencias positivas y negativas del entrenamiento positivo para los perros

Los perros aprenden mejor con entrenamiento equilibrado, donde sus comportamientos pueden tener consecuencias positivas o negativas.

Las consecuencias positivas: Es recompensar las conductas deseadas con elogios, sonrisas, caricias, juegos y golosinas.

Las consecuencias negativas: Es muy importante corregir conductas no deseadas con la voz o las manos, o con la correa o collar. Ahora, no nos referimos a golpes, gritos, collares de estrangulación y collares de choque – Existen muchas formas de corregir sin ser cruel o hiriente. Sobre todo, hay que tener respeto con nuestro perro. Intentad ser realistas y justos con vuestros perros. Mostradle al perro las consecuencias positivas y negativas para que pueda tomar una decisión y que el perro sepa cual es la más conveniente.

campo lleno de hojas secas y mujer y perro jugando

 

Al mostrarle al perro consecuencias tanto positivas como negativas, podrá hacer una elección consciente de realizar una conducta determinada (¡o abstenerse de realizarla!) – no sólo cuando está de humor para obtener un resultado positivo (recompensa, juegos), sino también cuando no le importen las consecuencias positivas, pero se controla porque no quiere enfrentarse a las consecuencias negativas (corrección).

Si respetamos el adiestramiento positivo y somos constantes, seguro que notamos mejoría y nuestro perro estará más motivado y estable al saber que cumple de cara a su amo.

Todo en la vida funciona de esta manera – la ley de la causa y el efecto.

1 comentario en “El entrenamiento positivo no siempre es lo más recomendable”

  1. Hola , el vacilon mio o rabia esquema tengo un par de dogos alemanes que asta los disfraso y mis sobrinos se montan en ellos y el ayuntamiento de san Cristóbal de la laguna aquí en Tenerife ; canarias me dice un policía que es un dogo argentino ; en fin que ni idea derazas tienen y ddespués me dicen viendo que lo llevaba mi sobrino que es muy peligroso , es normal esta ciudad??

Deja un comentario