Guía para elegir pienso para tu perro

¡Hola! En esta guía vamos a tratar los aspectos más básicos e importantes para que sepas elegir el pienso para tu perro.

La pregunta más común que realizan los dueños de los perros a su veterinario habitual es en lo referente a la alimentación. Porque sabemos que la nutrición es la mejor forma de ayudar a nuestro perro a obtener una excelente salud, vitalidad y bienestar general…

¡Sabemos que elegir el pienso para tu perro puede ser abrumador! En los últimos años, la industria de alimentos para mascotas ha experimentado un crecimiento asombroso. Ahora visitas cualquier tienda para mascotas o gran superficie y puedes encontrar fácilmente una calle entera de diferentes tipos de pienso. Y puede resultar aún más difícil, ya que los dueños son cada vez más exigentes y conscientes de que la salud de sus mascotas está relacionada directamente con la alimentación.

Nota de advertencia: esta guía no constituye consejo veterinario. Antes de cambiar la alimentación de tu perro, consulta con un profesional.

Nota de advertencia 2: las opiniones aquí vertidas, aunque contrastadas con veterinarios, pueden no ser correctas y toda son interpretables. En ningún momento se pretende que sean afirmaciones 100% correctas para el 100% de los casos.

perro comiendo pienso seco en casa

Cómo alimentar a tu perro con pienso

Si estás leyendo esta guía seguro que eres un dueño responsable y que te preocupas por la buena alimentación de tu mascota. Y haces bien.

La alimentación es crucial para tu mascota puesto que es uno de los elementos que más puede dañar la salud. En primer lugar, es importante conocer las veces al día que deberías dar de comer a tu mascota. Un perro debe comer…

  • Cuatro veces al día hasta los cuatro meses
  • Tres veces al día hasta los ocho meses
  • Dos veces al día hasta el año y medio
  • Una o dos veces al día en la madurez.

En cuanto a los alimentos es recomendable que les des pienso que puedas adquirir en lugares especializados donde van a informarte según la edad o el tamaño de tu mascota y, sobre todo, la cantidad necesaria que puedes ofrecerles. Muchos veterinarios advierten que la comida casera no es la más recomendable, aunque si optas por ello deberás informarte bien sobre el menú que debes realizar. Por general el perro se alimenta de carne magra, arroz hervido, o verduras con un chorrito de aceite. Es necesario tener un conocimiento avanzado si quieres alimentar a tu perro con alimentos frescos, pues tenemos que conocer y cubrir todas las necesidades del animal, más específicamente dependiendo de su edad o raza.

Si optamos por alimentar a nuestro perro con pienso, nos vamos a asegurar de que recibe todos los nutrientes necesarios para su buen desarrollo y salud.

Otra opción sería hacer una alimentación mixta, comida fresca y pienso comercial en cantidades proporcionales.

Aunque algunos veterinarios opinan que los huesos son buenos para afilar los dientes, esto no es siempre recomendable. En caso de dárselos a tu perro, deben ser redondos para no causarles posibles daños en la garganta. Evita los huesos de pollo o conejo, pues al ser tan pequeños resultan muy peligrosos. Pero siempre, siempre, siempre, pregunta antes a tu veterinario pues él te podrá aconsejar mejor según la raza y edad de tu mascota.

Es importante que tengas en cuenta la limpieza del recipiente donde coloques la comida y que el alimento no permanezca más de 30 minutos en el plato. Es mejor alimentarlos de noche, entre dos o tres horas antes de dormir, para que pueda descansar mejor. Debes de tener cuidado de no molestarle mucho con juegos una vez haya comido.

Los perros domésticos son carnívoros esencialmente, aunque su evolución también haya hecho que su alimentación pueda ser omnívora sin causarle problemas a su salud. El contenido alimenticio de ciertas y verduras y frutas aporta sustancias nutricionales muy importantes, pero hay que tener en cuenta que siguen conservando características anatómicas que les hace decantarse por una alimentación basada en la carne.

Consulta a tu veterinario sobre la alimentación de tu perro

En la actualidad los dueños de mascotas tienen más presente la alimentación de su perro y suelen consultar la dieta perfecta a su veterinario habitual. Podemos decir que esto es más teoría que realidad. Numerosos estudios de mercado advierten de que, por lo general, existen determinados malos hábitos.

En muchas ocasiones, los dueños de mascotas solo consultan la base de la alimentación para sus mascotas en la tienda donde compran el pienso para su perro, o se informan directamente mediante los anuncios emitidos en televisión. El resultado puede ser nefasto.

No se trata de dudar sobre la calidad del pienso de las distintas marcas comerciales, la mayoría de ellas disponen de productos excelentes, sólo que debemos saber elegir la que más se acople a las necesidades de nuestro perro.

Con esta guía vamos a intentar ayudar a entender las distintas formas de alimentación, conceptos de marketing que utilizan las principales marcas, los costos reales y muchas de las características que casi nunca se tienen en cuenta y que pueden resultar algo confusas.

perro vestido de veterinario

¿Puede resultar caro mantener a un perro?

Quizá uno de los mayores errores que comete mucha gente es no plantearse de antemano el gasto que supone tener una mascota. Seguramente movidos por la ilusión, se pasa por alto este hecho, que no tiene precisamente poca relevancia.

Los perros te darán muchas alegrías, pero también debes ser capaz de afrontar una serie de responsabilidades que van a perdurar durante muchos años. Son seres que pueden vivir hasta 20 años por naturaleza, y la comida puede suponer un gasto importante dependiendo sobre todo del tamaño del animal.

La mayoría de expertos aseguran que la comida preparada es mejor, aunque sea más cara, y a la larga suele economizar el gasto. Sobre todo, si eliges piensos de calidad donde en pocos gramos se concentran la gran cantidad de nutrientes que necesita nuestra mascota.

Esto hay que sumarlo al resto de gastos de higiene, veterinario, transporte, etc…

Con todo esto no quiero ni mucho menos desilusionarte, sólo informarte sobre los gastos para que puedas hacerte una idea y no te aventures sin conocimiento. Existen también algunos métodos de ahorro, como utilizar nuestro comparador de piensos para perro y elegir la tienda más económica para tu pienso elegido, o aprovechar ofertas puntuales cuando surjan (los piensos tienen una fecha de caducidad bastante larga y pueden durar sin perder sus propiedades si lo almacenas en un lugar fresco y seco).

Cómo se fabrican los piensos secos

La gran mayoría de los alimentos secos para perros se fabrican con una máquina llamada extrusora. El proceso sigue los siguientes pasos:

  1. En primer lugar, los materiales se mezclan de acuerdo con una receta creada con la ayuda de programas informáticos que calculan la proporción adecuada de cada uno de los nutrientes que debe existir
  2. La masa se introduce en los tornillos de un extrusor.
  3. Se somete a vapor y alta presión a medida que se empuja a través de matrices que van a determinar la forma del producto final, de manera similar a lo que sucede con las boquillas utilizadas en la decoración para pasteles.
  4. A medida que la masa caliente presurizada sale de la extrusora, es cortada por un conjunto de cuchillas que giran rápidamente.
  5. Según la masa va alcanzando la presión normal del ambiente, se expande en su forma final.
  6. El alimento se deja secar, y entonces se rocía generalmente con grasa u otros compuestos para hacerla más apetecible. Cuando se enfría, se puede embolsar.

Breve y reciente historia del pienso para perros

La historia de los alimentos comerciales para perros es relativamente corta. El uso de alimentos envasados ​​y enlatados se inició en los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial.

Pero hasta que la comida comercial para perro llegara a popularizarse de verdad aún quedaba algunas décadas. Por aquel entonces, las mascotas eran alimentadas con las sobras de sus dueños.

El origen de la comida procesada para perro se encuentra en 1860, inventado por James Spratt, de Cincinnati, Ohio. Este hombre desarrolló una especie de galleta hecha de trigo, raíz de remolacha, verduras y sangre de res. Se inspiró en las galletas que los marineros solían ofrecer a perros abandonados.

La patente acabó en manos de la empresa Spratt, pero no tardaron en aparecer productos similares de otras compañías. Con la depresión de 1930 este sector sufrió un gran parón y fue ya en la década de los años 40 cuando la industria de alimentos para perros volvió poco a poco a restaurarse y aparecieron productos de alimentos deshidratados.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial este sector empezó a recuperarse con mayor ímpetu y empezaron a mejorar los productos, aunque no fue hasta los años 50 cuando se produjo una mejoría considerable.

La marca Purina descubrió una innovadora fórmula para desarrollar productos para perros de forma optimizada. La comida de perro seca se fabricaba generalmente de dos formas: por un lado, productos en forma de galleta y, por otro lado, una mezcla blanda parecida a la comida enlatada actual. La nueva técnica de Purina fue llamada “extrusión” y facilitaba la fabricación de estos productos.

Primero se cocían todos los ingredientes juntos, y luego eran empujarlos mecánicamente a través del extrusor, que formaba la pieza de alimento para, por último, cocerlas de nuevo y endurecerlas. Se consiguieron bolitas mucho más grandes y ligeras.

En 1969, gracias a Kronfeld y un estudio que se desarrolló en la Universidad de Pennsylvania, se empezó a hablar de calidad. En realidad, este investigador hizo saltar todas las alarmas, ya que la mayoría de productos para perros que se vendían no contaban con los suficientes nutrientes y, por el contrario, ofrecían demasiada proteína y carbohidratos. Desde entonces todas las marcas se esforzaron por cambiar sus fórmulas y gastaron millones de dólares en campañas publicitarias para informar de los nuevos valores nutricionales que ofrecían sus productos.

Las estrategias de marketing continuas incluyeron el uso de celebridades en anuncios de televisión. Los productos empezaron a envasarse con etiquetas más brillantes e imágenes más atractivas.

El siguiente paso que iniciaron muchas empresas fue comercializar productos para perro más específicos. Poco a poco se fueron introduciendo sacos de mezclas de pienso para cada una de las edades del perro.  Y, cuando parecía que ya estaba todo inventado, aparecieron los productos Premium. Este etiquetado informaba de que el pienso que compraba el dueño de la mascota era de más calidad respecto a los valores nutricionales.

En 1974, el Instituto de Protección Animal (API, por sus siglas en inglés), en su artículo “What’s Really in Pet Food” anunciaba la existencia de una nueva organización, llamada Asociación Americana de Funcionarios de Control de Alimentos (AAFCO). Este grupo se formó por toda la industria de alimentos para mascotas que existía hasta el momento. Decidieron cambiar los estándares de calidad, sobre todo a partir de 1985, introduciendo cambios importantes como incluir indicaciones sobre la cantidad o el número de veces que debería darse a los animales.

En la década de 1980, empezó a existir mayor preocupación por la dieta y salud de las mascotas. Los dueños de perros empezaron a darse cuenta de la importancia de una buena alimentación y se comenzó a leer más atentamente las etiquetas de los alimentos, así como cuestionarse algunos de los ingredientes que aparecían en los alimentos para mascotas.

Los ingredientes más preocupantes y criticados fueron los conservantes químicos. Debido a la presión del público sobre el uso de estos productos químicos, muchas compañías de alimentos para mascotas los eliminaron y empezaron a usar vitamina C y vitamina E para la conservación de la grasa. Esto llevó a la siguiente tendencia en los alimentos para perros comerciales, que es la comercialización de las marcas que son etiquetados como naturales, ya sea ofreciendo alimentos orgánicos o nuevas formas de carne a los alimentos para mascotas, como venado, pescado o conejo algunos incluso ofrecen pollos enteros como el principal ingrediente de la carne.

En la actualidad este mercado se ha estabilizado y ofrece productos cada vez de mayor calidad y variedad, además de tener que pasar controles exhaustivos de calidad.

Pienso o comida casera: ¿cuál es la mejor opción?

La tipología más común de alimento para mascotas que se ha popularizado los últimos años ha sido el pienso seco, seguido por alimentos enlatados.

Pese a que sea la forma más popular de alimentación para mascotas hoy en día, sigue existiendo un eterno debate. Y ciertamente no resulta fácil responder a la pregunta de cuál es mejor, ya que ambas opciones disponen de ventajas y desventajas.

Si haces una pequeña investigación por tu cuenta en google, encontrarás que existen miles de web, foros, blogs… que hablan de lo buena que es la dieta casera o natural para los perros. Ciertamente, hoy más que nunca, vuelve a ponerse de moda la preocupación de alimentar de forma natural a los perros, aunque no pasa de ser algo teórico.

La realidad de los dueños de perro actuales es otra y es que pocas personas disponen de tiempo suficiente para ofrecer una dieta natural equilibrada a su mascota, o cuentan con los conocimientos necesarios para ofrecer una comida casera optimizada para su perro.

El pienso industrial proporciona mayor comodidad y durabilidad en cuanto a conservación, a la vez que se utilizan fórmulas testadas y basadas en datos científicos la mayoría de las veces. No tendrás que preocuparte tanto de si la comida se pone mala o caduca.

Muchas personas cocinan para sus mascotas creyendo que los alimentos caseros contienen ingredientes más frescos y nutritivos. Sin embargo, los alimentos caseros son más difíciles de equilibrar y pueden proporcionar un exceso de nutrientes y cantidades inadecuadas. Se necesita un mayor conocimiento para ofrecer a tu perro la cantidad exacta de nutrientes que necesita.

¿Qué sustancias necesita tu perro para el buen desarrollo y la salud?

¿Cuánto debo alimentar a mi perro? ¿La comida que le estoy proporcionando satisface las necesidades nutricionales de mi perro?

Aunque los perros se clasifican como carnívoros, su evolución ha hecho posible que su organismo acepte otros alimentos además de la carne. Esa es la razón principal por la que muchos veterinarios mencionan que los perros son semicarnívoros. En la actualidad todas las marcas comerciales de pienso producen bolitas, también llamadas croquetas, tanto con carne, verduras y frutas. Estos alimentos se mezclan para proporcionar una dieta equilibrada que cumpla con los requerimientos nutricionales del perro en cada una de las etapas específicas de la vida.

Ya sea fabricado comercialmente o preparado en casa, los perros necesitan consumir diariamente una dieta nutricionalmente completa para mantenerlos físicamente aptos y sanos. Al igual que los seres humanos, los perros necesitan un porcentaje mínimo de distintas sustancias diariamente, tales como carbohidratos, grasas y proteínas (denominados macronutrientes), como vitaminas, minerales y agua.

Busca en el pienso que compres el etiquetado y verás una serie de datos que proporcionan la información de las cantidades de cada uno de los nutrientes que necesita tu perro.  Normalmente, se utiliza para ello una serie de porcentajes. La mayoría de marcas actuales introducen todas estas sustancias básicas, pero no está mal echar un vistazo y supervisar el pienso para tu perro.

Macronutrientes

Aunque no hay ningún requisito dietético conocido para los carbohidratos en perros, son una excelente fuente de energía. Granos de cereales como el maíz, la cebada, el arroz y el trigo tienen un alto contenido de almidón y conforman la principal fuente de energía en la mayoría de los alimentos comerciales para perros. Puede ser una buena opción.

La leche de vaca, por ejemplo, contiene demasiada lactosa para los perros, gatos y demás animales domésticos. Por lo tanto, su uso en la alimentación animal es muy limitado y puede llegar a causar diarrea en algunos perros.

Por otra parte, los alimentos como la pulpa de remolacha o betabel, que contiene altos niveles de carbohidratos insolubles (fibra), pueden contribuir a la aparición de diarrea si se excede su consumo. Además, la fibra también disminuye el tiempo de retención de las heces en el intestino grueso, por lo tanto, ayuda a prevenir y tratar el estreñimiento. Recuerda que elegir un pienso con alto contenido en fibra puede beneficiar a perros con sobrepeso ya que les dará más sensación de estómago lleno y, por tanto, generará una disminución de la ingesta calórica.

Son la fuente de energía que suele tener más porcentaje en cualquier tipo de pienso que puedas comprar. Este nutriente consiste en glicerol y ácidos grasos, que pueden ser saturados o insaturados. Sin embargo, el perro requiere esencialmente ácido linoleico y araquidónico, y ambos deben ser proporcionados en la dieta. La grasa en los piensos comerciales se introduce mediante la incorporación de alimentos como el aceite de semilla de algodón, aceite vegetal hidrogenado, grasa de aves de corral, manteca de cerdo y sebo. Además, las grasas contribuyen al organismo con las vitaminas liposolubles como son la vitamina A, D, E y K.

El problema más frecuente relacionado con la grasa es el sobreconsumo y la obesidad. Aunque su carencia también puede generar problemas de salud. Los perros alimentados con una dieta baja en grasa a menudo tendrán un pelo débil y una piel demasiado seca. Por lo tanto, se debe considerar una dieta equilibrada en lo que respecta al consumo de grasa para prevenir problemas de salud.  

Uno de los nutrientes más importantes en la dieta es la proteína. Sin embargo, lo que los perros realmente necesitan son los aminoácidos que componen la proteína. De los 20 aminoácidos requeridos, los perros pueden sintetizar la mitad de ellos, mientras que los restantes deben ser consumidos vía dieta.

Estos últimos, llamados aminoácidos esenciales, incluyen arginina, histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina. Dado que cada proteína , algunas proteínas son mejores que otras.

Dado que cada proteína contiene diferentes combinaciones de aminoácidos, algunas proteínas son consideradas de mejor calidad al contener una mayor proporción de aminoácidos esenciales.

Los alimentos de origen animal como la carne de res, pollo, cordero y pavo tienen una mejor calidad proteica que los alimentos de origen vegetal como la harina de soja y el maíz. Aunque, como podrás observar, muchas marcas de pienso pueden presumir de lo contrario.

No obstante, la mayoría de las dietas comerciales proporcionan fuentes adecuadas de proteína para las diferentes etapas de la vida del perro.

Nutrientes complementarios

Nos suelen destacar los “antioxidantes”. Este es un término general para diferentes tipos de nutrientes tales como vitaminas, minerales y otros componentes presentes en muchos alimentos. No hay que olvidar que los antioxidantes neutralizan los radicales libres.

Las vitaminas son compuestos orgánicos esenciales para el metabolismo de tu mascota. Se denominan esenciales porque el organismo no puede producirlos, por lo menos no en cantidades suficientes y, por lo tanto, deben ser ingeridos en la dieta. El término vitamina no incluye otros nutrientes esenciales como minerales o aminoácidos, que deben ser ingeridos en mayor cantidad y con mayor frecuencia.

Las funciones de las vitaminas están relacionadas con las enzimas, ya sea como precursores, coenzimas o también como enzimas por sí mismas. Algunas también tienen funciones hormonales. La clasificación de vitamina obedece a la función química o biológica y no a la estructura del compuesto, por eso existen varias sustancias que pueden actuar como vitaminas o que el cuerpo puede convertir fácilmente a la forma activa de la vitamina, por ejemplo el retinol y otros cuatro carotenoides pueden ser considerados todos como vitamina A.

Pueden clasificarse como solubles en grasa (liposolubes) o solubles en agua (hidrosolubles). Las vitaminas A, D, E y K son liposolubles, mientras que las vitaminas del complejo B, como la tiamina (B1), niacina, riboflavina (B2), ácido pantoténico (B5), piridoxina (B6), ácido fólico, cobalamina (B12) y la biotina son solubles en el agua. La vitamina C también se clasifica como soluble en agua.

Estas sustancias están presentes en pequeñas cantidades en la mayoría de los productos alimenticios comerciales para perros.

Al igual que las vitaminas, los minerales juegan un papel muy importante en la fisiología y el metabolismo del animal. Estos nutrientes inorgánicos se dividen en dos categorías: “macro y micro”. Los macro-minerales son necesarios en mayores cantidades en la dieta que los micro-minerales (oligoelementos).

Cada tipo desempeña unas funciones diferentes, incluyendo la formación ósea, la coagulación de la sangre, el transporte de oxígeno en la sangre, la contracción muscular y la transmisión del impulso nervioso.

Por ejemplo, podemos destacar el calcio y el fósforo, que son los principales minerales implicados en la formación del hueso y del cartílago en el cuerpo. Las legumbres, los productos lácteos y los huesos contienen grandes cantidades de calcio, mientras que los tejidos musculares y orgánicos son altos en fósforo.

El calcio además de formar hueso, es necesario para la transmisión de impulsos nerviosos en músculos. También tiene funciones importantes en la sangre a nivel biomolecular, por ejemplo, se desempeña como un importante factor metabólico en el plasma sanguíneo.  El fósforo tiene también funciones sumamente importantes además de su participación en la formación de hueso y cartílago: es imprescindible para generar energía. La célula animal obtiene su energía mediante una molécula llamada ATP (Adenosín trifosfato), la cual contiene dicho mineral. El magnesio participa estabilizando la molécula de ATP e interviene en la formación de neurotransmisores. El potasio, junto con el sodio, regula la cantidad de agua que retiene la célula mediante un mecanismo llamado “Bomba sodio-potasio”, que actúa en la membrana celular. El cloro es necesario para la producción de ácido en el estómago, sin el cual la digestión no sería posible. El cobre participa en la formación de células sanguíneas. El yodo es necesario para el correcto funcionamiento de la glándula tiroides.  El hierro forma parte de la hemoglobina, que es la encargada de transportar el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo.  El manganeso forma parte esencial de algunas enzimas que son indispensables para la vida. El selenio es un antioxidante que participa en la muerte celular programada. El zinc es importante para la salud de la próstata e incrementa la producción de testosterona.

Estos minerales deben estar presentes en la dieta de nuestra mascota para su correcto desarrollo y proporcionar salud a nuestra mascota.

Por otro lado, si existe una deficiencia o exceso puede darse un desequilibrio de estos minerales y ser algo muy negativo. En casos extremos puede causar deformidades esqueléticas severas.

Macro-minerales más importantes:
  • Calcio
  • Fósforo
  • Magnesio
  • Potasio
  • Sodio
  • Cloruro
Macro-minerales esenciales:
  • Cobre
  • Yodo
  • Hierro
  • Manganeso
  • Selenio
  • Zinc

El agua es la sustancia más importante de todos los nutrientes que hemos mencionado. Ayuda a regular la temperatura del cuerpo, principio constituyente de formación de la sangre, transporta nutrientes a los diferentes tejidos corporales, ayuda a eliminar toxinas…

Además, algunas reacciones químicas dentro de la célula animal requieren la adición o sustracción de agua. Por lo tanto, no olvides que tu mascota debe tener siempre agua de calidad disponible.

Aditivos y conservantes

Muchos dueños de mascotas consideran que los piensos solo traen una lista interminable de sustancias químicas potencialmente dañinas. Esto es algo cuestionable, ya que estos ingredientes ayudan a que la comida sea más nutritiva. En muchas ocasiones ayudan a conservar su valor nutricional, el aspecto y la textura durante un período de tiempo más largo. Muchos de estos aditivos son, simplemente, vitaminas o minerales.

Todos los alimentos son propensos a la descomposición y los conservantes los protegen durante más tiempo de la putrefacción. Un grupo de conservantes, llamados antioxidantes, protegen los componentes de los alimentos. Las grasas son, normalmente, el compuesto más débil y problemático, muy susceptibles a ponerse rancias de manera rápida tras la fabricación del pienso.

Por otro lado, es cierto que los colorantes no son fundamentales, pero aumentan el atractivo visual de los alimentos y los hacen más sabrosos. Si estás preocupado por esto no olvides que siempre puedes optar por alimentos enlatados, que contienen menos conservantes, o piensos orgánicos sin conservantes ni aditivos. Y no olvides que hoy en día todas las marcas de pienso tienen que pasar por estrictos controles de calidad.

Alimentos perjudiciales para la salud de tu perro

Algunos alimentos son perjudiciales para las mascotas y deberían ser evitados a toda costa. Por ejemplo, nunca deberías dar a tu perro chocolate, café o cafeína. No verás ninguna de estas tres sustancias incluida en los piensos para animales, ya que contienen sustancias llamadas metilxantinas, que se encuentran en las semillas de cacao y que pueden causar: vómitos y diarrea, jadeo, sed y micción excesiva, hiperactividad, ritmo cardíaco anormal, temblores, convulsiones e incluso, en casos extremos, la muerte. Cuanto más oscuro es el chocolate más peligroso es.

Las bebidas que contienen alcohol pueden causar vómitos, diarrea, disminución de la coordinación, depresión del sistema nervioso central, dificultad para respirar, temblores, acidez anormal de la sangre, coma e incluso la muerte en casos muy graves.

También existen otros alimentos que suelen ser muy perjudiciales como por ejemplo las nueces de macadamia, que se utilizan comúnmente en muchas galletas y caramelos. Los síntomas son vómitos, depresión, sed excesiva y micción excesiva. Si su mascota exhibe alguno de estos síntomas, acuda lo antes posible al veterinario. El ajo y la cebolla son otros alimentos que controlar ya que ocasionan anemia hemolítica.

¿Cómo elegir el pienso para tu perro?

La mayoría de piensos comerciales para mascotas ofrecen lo que se denomina “ración mixta total”. Es decir, están fabricados y diseñados para que en una sola ración se encuentren todos los nutrientes que un perro necesita. Además, en una proporción perfecta. Pero desafortunadamente, esto no es lo único que debes saber a la hora de elegir el pienso para tu perro.

Como mencionamos al principio existen tantos tipos de pienso y marcas que puede ser algo muy estresante lograr entender cuál es la mejor opción. Pero no te preocupes, ¡podemos ayudarte! Vamos a repasar todas las características para elegir la mejor alimentación para tu peludo:

Tipo/humedad

Los alimentos comerciales para mascotas están disponibles en tres formas básicas:

  • Pienso seco
  • Semi-húmedo
  • Enlatado

El contenido de agua difiere notablemente entre cada una de estas tres formas. El pienso seco dispone de entre un 6-10% de humedad, la comida semi-húmeda entre del 23-40%, y la comida enlatada puede tener hasta un 80% de humedad. Aquí tienes una descripción de cada una de estas opciones:

Suelen ser los productos para perros más populares del mercado (representan alrededor del 50% de los alimentos producidos para mascotas) porque tienen ventajas únicas. Principalmente, son mucho más baratos y duraderos.

También ayudan a ejercer la dentadura de los perros; algo que hay que tener en cuenta para la limpieza del sarro. El efecto abrasivo reduce la acumulación de sarro dental, promoviendo encías y dientes más saludables. Los alimentos para perros de tipo seco, generalmente tienen niveles más altos de proteína de origen vegetal, son relativamente bajos en grasa y en densidad calórica.

Existen alimentos comerciales de marcas como Hill’s, Virbac o Royal Canin que ofrecen alimento seco de buena calidad y con diferentes proporciones de grasa y calorías para cada animal, evitando la proteína de origen vegetal.

No obstante, podemos decir que este tipo de comida también dispone de una serie de desventajas. Son menos apetecibles y el secado severo puede reducir el contenido de nutrientes y la digestibilidad.

Son muy similares a los piensos secos en cuanto al contenido de nutrientes, pero son más apetecibles. Además, existen algunas diferencias como, por ejemplo, el origen de las proteínas.

Estos productos tienen mayor porcentaje de proteínas de origen animal que el que se encuentra en los alimentos secos. Puede ser una buena opción para perros más maduros.

En general, el contenido de agua de los alimentos enlatados va desde el 72% aproximadamente, a más del 82%. La proporción de agua también te va ayudar a la hora de elegir el mejor producto enlatado. Cuanta menos agua contienen, mayor es la proporción de nutrientes. Esta es la principal característica que debes observar.

La comida enlatada, por lo general, es un producto de alta calidad. Contiene niveles más altos de carne, proteína, fósforo, sodio y grasa que las formas semi-húmedas o secas. Muchas mascotas prefieren el sabor de los alimentos enlatados a otras formas de alimentos como los piensos secos, y es el producto más apropiado para cachorros hasta los 9 meses.

Aunque en la mayoría de situaciones el pienso seco y la comida húmeda son intercambiables, debemos insistir en una mayor proporción de pienso seco ya que la comida húmeda es menos deseable en cuanto a la salud de las encías y dientes de nuestro peludo.

Características piensos

Desde la aparición de los productos comerciales para perros y el consecuente uso de los conservantes, muchas de las marcas conocidas empezaron a sacar piensos naturales.

En realidad, pueden tener muchos más beneficios para la dieta de tu mascota, aunque también una gran desventaja: su fecha de caducidad es mucho menor. Los fabricantes de alimentos para mascotas deben cumplir con los cánones establecidos para denominar a sus productos con la etiqueta de natural.

Son aquellos piensos que no tienen cereales, aunque ello no significa que no cuenten con carbohidratos. Más adelante hablaremos con más detalle de esta nueva tendencia en la alimentación para perros.

Son aquellos piensos cuyos componentes vegetales provienen de la agricultura ecológica donde no se utilizan pesticidas. Normalmente son productos de mayor calidad, pero hay que distinguirlo de los piensos sin conservantes ya que no es lo mismo. Para que un pienso sea denominado orgánico, debe certificar que no se utilizó ningún producto sintético en su elaboración.

Normalmente, los dueños vegetarianos de perros suelen optar por ofrecer a sus mascotas comida donde tampoco haya ningún tipo de carne.

Como sabemos, los piensos incluyen nutrientes necesarios de una variedad de alimentos de origen animal y vegetal. Pero existen ciertas marcas que a su vez empezaron a lanzar productos 100% vegetarianos.

Aunque los perros son considerados semicarnívoros, los integrantes de este movimiento consideran que pueden también considerarse omnívoros, lo que no ocurre con los gatos. Aunque se debe tener un conocimiento de nutrición para perros algo más avanzado si no queremos que la salud de nuestra mascota peligre.

Lo ideal sería acudir a la comida comercial preparada para dietas vegetarianas para garantizar que cubrimos todas las necesidades de la dieta.

 

Si queremos ofrecer a nuestra mascota una dieta vegetariana casera, debemos tener muy presentes otras fuentes de proteínas. Se puede incluir huevos, productos lácteos, legumbres… etc.

Existen cuatro tipos de dietas vegetarianas. Cada una tiene diferentes carencias y posibles complicaciones si no se equilibra adecuadamente:

  • Las dietas lacto-ovo-vegetarianas que omiten la carne, pero incluyen huevos y productos lácteos.
  • Las dietas ovo-vegetarianas omiten carne y productos lácteos, pero incluyen huevos.
  • Las dietas lacto-vegetarianas omiten la carne y los huevos, pero incluyen productos lácteos.
  • Las dietas veganas excluyen no sólo la carne sino todos los productos derivados de los animales, incluidos los huevos, los productos lácteos, la miel y los suplementos derivados de los animales (por ejemplo, la vitamina D3).

Tanto el huevo como los productos lácteos son una fuente altamente digestible que contiene gran cantidad de aminoácidos esenciales, pero contienen poca o ninguna taurina.

El aminoácido lisina, esencial para perros y gatos, también puede ser insuficiente en dietas a base de grano donde no existan nutrientes de origen animal.

Recordamos que, si se elige la dieta vegetal para mascotas es mejor y más fácil optar por productos ya elaborados. Pese a que se piense lo contrario, es la mejor forma de asegurarnos que estamos dando a nuestra mascota los nutrientes esenciales para su buen desarrollo.

Los dueños de mascotas no suelen tener mucho conocimiento al respecto, por lo que es mejor que ofrezcan alimentos vegetarianos envasados donde fácilmente van a obtener una mezcla homogénea de todos los nutrientes que necesita. Lo más importante es asegurar que su animal sea alimentado con una dieta nutricionalmente completa.

Suplementos

Los suplementos son módulos de nutrientes muy concentrados. El papel apropiado de un suplemento es corregir una deficiencia nutricional diagnosticada por tu veterinario.

La forma más común de los suplementos son pequeñas grajeas donde se concentran una amplia variedad de vitaminas y minerales. Incluyen calcio, fósforo, sodio, potasio, magnesio, hierro y zinc. Cuando se utilizan correctamente, estos suplementos pueden traer un gran beneficio a nuestra mascota. Cuando se usan incorrectamente pueden ser incluso dañinos.

Piensos según el tamaño del perro: grandes, medianos, pequeños, mini

La cantidad de pienso también varía en función del tamaño del perro. Los perros de diferentes tamaños tienen necesidades fisiológicas muy diferentes, lo que puede hacer más complicado encontrar la nutrición adecuada.

Muchas marcas comerciales sacan al mercado comidas para perro adulto acorde al tamaño y al peso. Existen una serie de características dependiendo del tamaño del perro que se deben tener en cuenta a la hora de elegir la tipología de pienso.

Por ejemplo, se sabe que las razas grandes suelen tener más problemas óseos como la displasia, debido al crecimiento tan rápido del organismo. También existen diferencias en los aparatos digestivos, así como hay que entender que un perro de mayor tamaño requiere mayor aporte energético.

La próxima vez que vayas a elegir pienso para tu perro intentar buscar un diseñado para su tamaño y raza. ¡En melopienso te lo ponemos fácil! Puedes filtrar por el tamaño de tu perro para ver los piensos diseñados específicamente para esta característica.

imagen de un perro gigante con chihuahua

Cómo alimentar a un perro grande

Los perros de mayor tamaño tienen una etapa de crecimiento más prolongada que, incluso, puede hacer que para llegar a la madurez tengan que pasar dos años. Si no se alimenta de forma optimizada, puede presentar problemas óseos como hemos mencionado en el apartado anterior. Por otro lado, el tener una esperanza de vida menor que un perro más pequeño, nos hace entender la importancia de ofrecerle una dieta verdaderamente rica.

Debes elegir una dieta baja en grasa con raciones adecuadas cuando son cachorros para evitar el sobrepeso. Y, pese a que se pueda creer en lo contrario, no es conveniente dar suplementos de calcio que promuevan un desarrollo demasiado acelerado.

Por otro lado, la mayoría de perros grandes tienden a padecer intolerancia digestiva. Si no se actúa bien ante este problema pueden llegar a sufrir torsión de estómago. Por ello, cuando son adultos debes ofrecerle pienso más digerible con alto rendimiento calórico, que ayude a evitar demasiadas comidas copiosas. Se aconseja optar por pienso de calidad donde se concentren más porcentaje de nutrientes en pequeñas cantidades. Esto le ayudará a no sufrir problemas estomacales a largo plazo.

Es fundamental ofrecer una dieta rica en vitaminas E y C, junto a antioxidantes naturales que ayuden a reducir el aporte de fósforo sin que exista carencia alimentaria. Recuerda que los perros de gran tamaño pueden empezar a mostrar signos de deterioros físicos a partir de los seis años. No dudes en ofrecerle pienso para perros adultos de alta gama para que su calidad de vida no empeore a ritmos agigantados.

Es aconsejable que estos perros, debido a su gran tamaño, dejen pasar al menos 2 horas después de comer hasta hacer ejercicio, para evitar torsiones de estomago.

Como alimentar a un perro de menor tamaño

El principal problema de los perros pequeños puede ser la sobrealimentación. Generalmente, los dueños no son muy conscientes de las limitaciones de las cantidades de alimentos diarios que deben ofrecerle. Y, lo que es peor, no se dan cuenta de lo perjudicial que puede llegar a ser darles de comer alimentos humanos de la mesa. Lo ideal es intercambiar pienso seco de calidad junto a alimentos enlatados húmedos.

Al contrario que los perros grandes, los más pequeños suelen necesitar un alimento o suplemento que le ayude al crecimiento. Y, pese a que pueda parecer mentira y en relación con su cuerpo, pueden llegar a comer incluso más que los perros grandes.

Cómo cuidar el peso de tu mascota

Al igual que sucede con el tamaño, el peso de nuestro can hará que sea más apropiado optar por un tipo de pienso u otro. Según su morfología:

Perros con bajo peso

El paquete indica la ración por peso, y algunos también incluyen la cantidad según actividad física. No es recomendable alterar estas indicaciones en un perro con bajo peso sin aprobación de un veterinario que evalúe la condición corporal de tu perro. El veterinario determinará la mejor manera de alimentar a la mascota para que suba de peso saludablemente.

Considera la posibilidad de cambiar a un alimento con mayor contenido de proteínas y grasas. Para perros que no tienen problemas en engordar, tal como hemos mencionado, las grasas y proteínas pueden ayudarle a mejorar su bienestar.

Muchos perros sanos son un poco delgados, especialmente los perros machos jóvenes activos. En este caso quizás deba considerar aumentar la ingesta diaria.

Perros rechonchos

Si tu perro tiene un poco de sobrepeso, trata de aumentar la rutina de ejercicios diarios. Aumentar gradualmente el ejercicio durante 2 semanas, a menos que esté limitado por una condición médica, será una ayuda vital. Si estas medidas fallan, recorta todas las golosinas y reduce la ingesta diaria de alimentos hasta en un 25%.

Perros obesos

Seguramente tu veterinario te aconsejaría dejar por un tiempo de alimentar a tu compañero con piensos normales y que sólo uses piensos vegetales o específicamente diseñados para la pérdida de peso. Estos piensos tienen ajustadas las proporciones de macronutrientes y el aporte calórico para ayudar a que tu perro vuelva a su peso normal.

También sería bueno aumentar gradualmente el ejercicio durante 2 a 3 semanas si no está limitado por una condición médica. Si estas medidas fallan, una opción es reducir la cantidad total de alimentos diarios entre un 25 y 40 por ciento. Cambia a una dieta baja en grasas y piensos con alto contenido en fibra. Pregunta a tu veterinario habitual acerca de las dietas de reducción de peso de prescripción, que realmente pueden ser eficaces mientras se proporciona una nutrición equilibrada.

imagen de perro en una báscula

Posibles problemas médicos

Siempre debes consultar primero a tu veterinario con respecto a cualquier alimento específico o ajustes en la dieta que puedas ofrecer a un perro, sobre todo cuando van alcanzando una edad más madura. Una dieta equilibrada le evitará sufrir enfermedades del corazón, riñón, intestino, hígado o cáncer. La nutrición es algo esencial, por lo que recuerda que diseñar medidas dietéticas especiales también puede ser muy importante para la buena salud de tu perro.

Piensos según la edad de tu perro: cachorro, adulto, senior

¿Deberías cambiar la dieta de tu perro durante el curso de su vida? Existen determinados cambios biológicos que tendrás que tener presentes en las tres etapas vitales de tu mascota: cachorro, adulto y senior. En cada una de ellas existen determinadas necesidades y por ello es fundamental ir adaptando la dieta.

¿Qué se entiende por “nutrición vitalicia”? Los perros tienen diferentes necesidades nutricionales durante diferentes etapas de su vida; por ello no es bueno ofrecerles la misma dieta en todos los periodos.

Un pienso para perros adultos quizás no ofrezca los suficientes nutrientes que necesitan los cachorros para su crecimiento. Por el contrario, para perros de edad más avanzada puede proporcionar nutrientes excesivos. Por ello los expertos aconsejan alimentar a tu mascota de acuerdo a su edad.

En primer lugar, recordar que los cachorros deben comer con mayor frecuencia y más cantidad. Necesitan cantidades relativamente mayores de alimentos porque están creciendo rápidamente, y más raciones pues tienen espacio limitado en sus diminutos estómagos.

Entre las semanas 6 y 8 de edad, necesitan ser alimentados con entre tres y seis comidas al día. A los 6 meses, la necesidad de alimentos disminuye porque los cachorros ya habrán alcanzado el 75% de su tamaño adulto y pueden ser alimentados de dos a tres veces al día.

Cómo elegir el tipo de pienso según la edad

  • Para los cachorros (menos de 8 o 9 meses): debe alimentarse con pienso enlatado o semi-húmedo o, como alternativa, algún pienso seco diseñado específicamente para esta temprana edad.
  • Para perros adultos (de 9 meses a 6 años): alimenta a tu perro una comida consistente en lata, semi-húmeda o seca diseñada ya para perros adultos. Dado que es la etapa más amplia de la vida, es donde se concentran el mayor número de productos, por lo que la posibilidad de elección es enorme hoy en día.
  • Para perros mayores (de 7 años en adelante): alimenta a tu perro una comida consistente en lata, semi-húmeda o seca diseñada para perros “senior”.

Cómo elegir piensos para cachorros

La mejor forma de conocer la alimentación idónea para tu cachorro es consultar a un veterinario o especialista. Los cachorros tienen diferentes necesidades nutricionales y es importante elegir alimentos de alta calidad.

Existen muchas marcas de comida para perro que pueden proporcionar una nutrición completa y equilibrada. No olvides que necesitarán hasta 24 meses, en algunas razas de perros más grandes, para alcanzar la madurez total. Como hemos mencionado, lo ideal sería darle pienso húmedo enlatado ya que todavía no tiene la mandíbula desarrollada y, a medida que vaya creciendo, introducir pienso seco.

La mayoría de marcas de piensos para perros incluyen variedades dedicas a cachorros donde se ofrecen los mismos nutrientes que la leche materna, incluyendo proteínas, ácidos grasos omega 6 y omega 3, vitaminas y minerales. Pero debes fijarte especialmente en que el paquete incluya DHA.

perro puppy comiendo

El DHA es un ácido graso omega 3 que es clave para el crecimiento de las vías nerviosas en el cerebro. Este elemento se encuentra en la leche materna tanto de perros, humanos como de peces, pero existen comidas para perros comerciales que también lo incluyen. Es de vital importancia porque el cerebro de los cachorros sigue desarrollándose después de su nacimiento. Se sabe que aproximadamente a las seis semanas solo habrán alcanzado un 70% de masa corporal. En muchos piensos secos también podrás encontrar el DHA que se introduce mediante el aceite de pescado.

Recuerda que los primeros años de tu cachorro son los más críticos para el desarrollo del cuerpo y de la mente. No olvides que los cachorros experimentan un crecimiento muy rápido durante los primeros seis meses de vida. En este periodo llegan a gastar el doble de energía que un perro adulto. Por eso, al no tener la suficiente capacidad en el estómago para la cantidad de alimento que necesita, se deberá dar de comer más veces al día. Los expertos aconsejan dar 3 comidas diarias hasta los 6 meses.

Nutrientes que deben incluir los alimentos procesados para cachorros:

  • Proteínas animales de alta calidad para construir y mantener fuertes los músculos.
  • Carbohidratos de alta digestibilidad, como el arroz, el maíz y el trigo para que tengan la suficiente energía
  • Ácidos grasos Omega6 y Omega3 (para mantener la piel flexible y el pelo de su cachorro brillante)
  • Mezcla de fibra natural de pulpa de remolacha y prebióticos para una digestión saludable
  • Antioxidantes, como la vitamina E para apoyar sus defensas naturales
  • Leche, que contiene calcio y fósforo, así como una mayor cantidad de proteína y energía (contenido de lactosa reducido o inexistente)

Transición a la nutrición de perros adultos

Debes comenzar a cambiar a un alimento para perros adultos aproximadamente a los 12 meses para razas pequeñas y a los 24 meses para razas grandes. Los veterinarios aconsejan que este cambio se produzca de forma gradual, teniendo presente que un periodo de cuatro días será suficiente. Puedes seguir el siguiente esquema:

Día 1Llena el plato de tu perro con aproximadamente el 75% de comida para cachorros y 25% para adultos.
Día 2Llena el tazón de tu perro con aproximadamente el 50% de comida para cachorros, y 50% de comida para adultos.
Día 3Llena el tazón de tu perro con aproximadamente el 25% de comida para cachorros y 75% de comida para adultos.
Día 4Llena el plato de tu perro con comida 100% para adultos.

Este esquema se debe seguir siempre que se le cambie la alimentación al perro, incluso cuando se cambia a un pienso de la misma marca, sea por motivos de transición de edad o no. Es importante hacerlo así porque las proteínas pueden actuar como antígenos, es decir, provocar una reacción del sistema inmune ocasionando diarrea y otros problemas digestivos. Este problema se presenta por la gran variedad de proteínas de diferente origen que se incluyen en los piensos. El tracto digestivo se “acostumbra” a cierto tipo de proteínas y al momento de cambiarlas repentinamente se corre el riesgo de provocar dicha reacción.

Si tu perro muestra síntomas de no manejar correctamente la transición a la nueva comida, considera cambiar el tipo de fórmula (de pollo a salmón o cordero). Evita en lo posible volver a la dieta de cachorro.

Cómo alimentar a perros adultos

En la etapa adulta debemos empezar a cuidar aún más la dieta de nuestro perro y, sobre todo, tener mucho cuidado con la ingesta calórica. Simplemente recordar que un perro adulto va a necesitar mucha agua fresca y alimentos de calidad con una mezcla exacta de nutrientes.

La mayoría de los alimentos para perros secos son de soja, maíz o arroz. Algunas de las mejores marcas incluyen carne o harina de pescado como primer ingrediente. Aunque a un precio más alto, vale la pena mirar y ofrecer a nuestro mejor amigo algo acorde a este estatus, siempre que la economía nos lo permita.

No obstante, recuerda que incluso a la larga puede resultar más barato. Los piensos de mayor calidad tienen los nutrientes más concentrados por lo que el perro necesitará comer menos cantidad. Y puede ser aún más caro si tenemos en cuenta las visitas al veterinario que nos puede ahorrar.

No olvides tampoco que en la dieta de un perro adulto sigue siendo importante la ingesta de proteínas. Las grasas y carbohidratos son necesarios para que no le falte energía. Los requisitos dietéticos para los perros pueden variar según la actividad y los niveles de estrés.

En la edad adulta la elección del tipo de alimentos es libre. Pueden ser igual de buenos los alimentos enlatados, semi-húmedos o secos. Pero si tu perro pesa más de 30 kilos se recomienda el pienso seco como base para la dieta base por disponer de mayor densidad calórica.

Comida específica para perros mayores

Sabemos que durante las distintas etapas de nuestra mascota la alimentación que le hemos administrado ha ido variando debido a las distintas necesidades de cada edad.

En esta fase, debemos tener en cuenta que nuestro perro ha entrado en una nueva etapa donde tenemos que tener especial cuidado con la cantidad y tipo de nutrientes que le vamos a ofrecer.

Es importante conocer que este cambio es debido a que existe una degeneración en el cuerpo de nuestra mascota, causada por la edad; y que por otro lado el gasto energético ya no es el mismo pues existe una reducción de ejercicio físico.

Sobre todo, debemos prestar más atención a la aparición de sobrepeso y no olvidar seguir haciendo las visitas regulares al veterinario. Ten presente que esto puede mejorar la calidad y alargar la vida de tu mascota y que tenga un estado de buena salud en general a pesar de los achaques propios de la edad avanzada. Los principales apartados a tener en cuenta:

  • Reducción de grasas: Como hemos mencionado, en esta etapa se reduce el gasto energético al mismo tiempo que el organismo poco a poco posee una menor capacidad de metabolizar los lípidos. Es ahora cuando debemos prestar más atención a los nutrientes que le vayamos a dar, sobre todo que sean de calidad y bajos en grasas.
  • Proteínas: Se deberá tener especial cuidado con las cantidades en perros que tengan un deterioro de la función renal en edad muy avanzada. Deberás consultar al veterinario para saber administrarle la cantidad exacta que necesite. Como puedes imaginar, resultaría muy interesante que pudieras hacer un chequeo en el veterinario para poder evaluar la función renal y hepática para saber el alimento más adecuado para su situación.
  • Vitaminas y minerales: Si tu mascota no tiene ningún problema de salud y lleva una alimentación regular y saludable no tienes por qué incluir en su dieta más vitaminas específicas que las que recibe diariamente en su dieta. De todas formas, existen algunas vitaminas del grupo B que pueden ayudarle en esta etapa especial de la vida. También debes saber que las vitaminas C y E junto con las proteínas van a permitir una mejor eficacia de su sistema inmunitario.
  • Elegir el pienso. Sabemos que cuando nuestro perro va envejeciendo pierde la capacidad para masticar correctamente por lo que tendrás que escoger un pienso cuyas croquetas sean de menor tamaño. Existen buenas marcas de pienso que incluyen esta característica en sus productos especialmente fabricados para perros de avanzada edad.
  • Distribución del alimento. Seguramente notarás que tu perro también va cambiando sus hábitos alimentarios. Normalmente, en perros adultos es suficiente alimentarse dos veces al día, aunque se recomienda alimentarlos tres veces por día. A medida que su edad avance preferirán pequeñas raciones más frecuentes en el día.

Piensos para condiciones especiales

Perros activos, perros con problemas digestivos, piensos para pérdida de peso, para el cuidado de la piel, cuidado dental, cuidado de articulaciones, ayuda al desarrollo cerebral, perras gestantes/lactantes…

Además de las diferencias nutricionales que existen en distintas edades de nuestras mascotas, existen determinados perros que tienen necesidades especiales en su alimentación, sea cual sea su edad. Afortunadamente existen en el mercado cada vez más productos específicos para dar solución a esas carencias y, por ejemplo, puedes encontrar piensos especiales para la lactancia y gestación, para aquellos perros con problemas digestivos, con alergias, para perros obesos… etc. En este apartado vamos a enseñarte algunos de los piensos especiales y específicos que puedes encontrar en el mercado:

Piensos para perros activos

En el mercado actual puedes encontrar piensos que pueden cubrir las altas necesidades energéticas de perros muy activos. Especialmente diseñadas para perros deportistas o perros que realizan trabajos, pero también para perros que por naturaleza son muy activos.

Por ejemplo, existen razas que tienden a requerir más actividad y pueden llegar a frustrarse si no tienen la suficiente energía. Esto puede incluso causarles estrés y promover la aparición de comportamientos inadecuados. Podemos mencionar entre estas razas a galgos, pointers, bracos, setters, huskies o bóxer.

Si tienes un perro especialmente activo y notas que empieza a perder peso deberías plantearte incorporar un alimento con un aporte energético mayor. Por otro lado, aparte de necesitar pienso con un valor energético superior, sería bueno que dividieras la ración en varias tomas al día para evitar que aparezcan problemas digestivos.

Pienso para perros con problemas digestivos

Elegir un pienso adecuado es crucial para el manejo nutricional de los perros con trastornos digestivos. Muchas enfermedades y trastornos digestivos pueden causar falta de interés por los alimentos. Debido a esto, una dieta especial no sólo beneficiará a la salud, sino también a su nutrición.

Los piensos bajos en grasas son especialmente aconsejables para perros con este problema. Normalmente se encuentran en tiendas más especializadas y debe ser indicado por tu veterinario. Una vez recetada por el veterinario debe ser la única forma de alimento que le ofrezca a su perro y permanecerá por siempre o no dependiendo de la condición a tratar.

Los dos signos más comunes asociados con trastornos del tracto gastrointestinal son vómitos y diarrea. Normalmente los piensos bajos en grasas se enriquecen de nutrientes antioxidantes como la vitamina E, vitamina C, taurina y luteína que ayudarán a mantener la salud y vitalidad.

Si tu perro presenta este tipo de trastornos deberás cambiarle la dieta poco a poco durante varios días. No es infrecuente que las mascotas rechacen una nueva dieta. Empieza a administrar una pequeña cantidad de la nueva dieta y vete aumentándola en los próximos días y reduciendo la habitual.

Por otro lado, debes saber que los piensos especiales para trastornos digestivos contienen nutrientes esenciales para ayudar a la regeneración. Suelen contener proteínas y carbohidratos altamente digeribles y un nivel reducido de grasa. El pienso se enriquece con zinc, cobre, vitaminas del complejo B además de los ya mencionados antioxidantes.

Pienso para el cuidado de los dientes

Algunos perros no permiten que nadie les toque la boca para cepillarles los dientes. Afortunadamente existen productos alimenticios que están especialmente diseñados para el cuidado de los dientes.

Simplemente mediante la acción mecánica y química mientras su perro muerde la galleta, ésta podrá ayudarle a reducir la acumulación de placas y a mantener los dientes limpios. Suelen incluir sustancias aromatizantes como el eucalipto o romero y, de esta forma, ayudan también a refrescar su aliento.

Existen diversos formatos de estos productos que normalmente a los perros les suele gustar bastante y lo convierten en un juego. Por ejemplo, puedes encontrar productos con forma de palos, galletas, huesos, etc.

Como podrás observar el tamaño suele ser mayor que las bolitas del pienso normal para que el perro necesite más tiempo en masticar la pieza por completo.

Pienso para perras embarazadas

Una perra embarazada o lactante necesita una dieta nutricionalmente equilibrada y completa. Se les proporciona alimento para cachorro con libre acceso. Esto puede cambiar si la perra padece obesidad. En tal caso, se debe consultar al veterinario.

A las 5 semanas de embarazo, la ingesta de tu perra debe aumentar en un 10% a la semana y se le deben dar dos comidas al día.

Después del parto, se le debe dar todo lo que quiera comer. Cuando se alimenta con una dieta completa y equilibrada durante el embarazo y la lactancia, no son necesarios los suplementos.

Lo mejor es comenzar a alimentar a la perra con pienso de calidad durante el embarazo. Si compras pienso para perros adulto estándar no le proporcionarás los nutrientes adicionales que necesita para el crecimiento y la alimentación de los cachorros.

A medida que avanza el embarazo, el apetito de las perras puede disminuir y puede ser necesario darle un alimento húmedo apetecible y alimentar con comidas pequeñas varias veces al día.

Piensos especiales para perros obesos

La obesidad suele diagnosticarse si el animal tiene una masa de grasa superior al 25% de su masa corporal total, aunque este número es algo arbitrario.

Es importante distinguir entre el sobrepeso y la obesidad. El exceso de peso se caracteriza simplemente por un exceso de masa ponderable para el tamaño esquelético típicamente normal que debe poseer el animal. El tejido graso se puede almacenar casi de forma ilimitada.

Si el consumo energético de un animal excede sus necesidades, entonces el excedente será almacenado como grasa. Hay otros factores, además de los cambios fisiológicos, que pueden contribuir a la obesidad.

Los perros a menudo comparten los patrones de actividad de sus propietarios y, como la sociedad se vuelve más sedentaria, lo mismo ocurre con sus mascotas. Del mismo modo, no es razonable sugerir que el perro pueda participar en los patrones de comidas del propietario, incluyendo meriendas y el consumo de cantidades no reguladas de restos de mesa, lo que puede contribuir a la obesidad.

En los últimos años, el mercado ha ofrecido una serie de alimentos de perro de alta energía, muy completos, que están diseñados sobre todo para animales activos. Si estos alimentos se administran a animales menos activos, pueden causar exceso de peso.

En primer lugar, se debe descartar la posibilidad de que el perro tenga una alteración fisiológica (hipotiroidismo, hiperadrenocorticismo, adenoma hipofisario, hipopituitarismo, diabetes mellitus, etc) que pueda causar esta obesidad.

Hay productos de control de peso en el mercado que son adecuados para este tipo de condiciones. Pero, además, el dueño debe implicarse en ayudar a eliminar malos hábitos como comer sobras inadecuadas y ayudarle a que haga algo de ejercicio mediante juegos y paseos.

Piensos para mejorar el pelo y el cabello del perro

La piel y el pelo del perro revela su salud. El pelo opaco o quebradizo puede ser causado por un desequilibrio en la alimentación, o puede ser debido a enfermedades de origen digestivo, hepático, renal, tiroideo, inmune o parasitario. Las alteraciones del cabello suelen aparecer bastante tarde en el curso de la enfermedad, ya que el crecimiento del cabello es bastante lento.

Las causas más comunes de la pérdida de cabello en los perros son causadas por la dermatitis asociada a las pulgas. Un perro con infestación de pulgas por lo general tiene una capa de pelo quebradizo, roto, especialmente delante de la cabeza o de la cola donde las pulgas prefieren residir.

El control natural de las pulgas siempre implica un enfoque multifacético. Aparte de eliminar las pulgas con los productos habituales es necesario mejorar el sistema inmunológico con piensos especiales ricos en nutrientes y algunos suplementos.

Proteínas del pienso: la importancia de la proteína en un pienso

Muchos dueños de perros y gatos están interesados ​​en saber más acerca de las fuentes y la calidad de las proteínas que se incluyen en los alimentos para mascotas. Reconocer las diferencias entre las distintas fuentes de proteínas basadas en animales y vegetales puede ayudar a los propietarios a seleccionar los alimentos que mejor satisfagan las necesidades de sus perros.

La proteína es esencial para el crecimiento y para el mantenimiento de casi todos los tejidos del cuerpo de un animal. La proteína suministra los aminoácidos necesarios para construir el pelo, la piel, las garras, los músculos, el cartílago, los tendones y los ligamentos.

La proteína también fabrica las enzimas que ponen en marcha todas las reacciones metabólicas, las hormonas que actúan como mensajeros químicos del cuerpo, y los anticuerpos que comprenden el sistema inmunológico. La proteína del cuerpo no es estática, sino que se encuentra en un estado constante de cambio a medida que las células y los tejidos se desgastan y son reemplazados.

Las fuentes de proteína en los piensos suelen tener un origen animal, vegetal o una combinación de ambas. Las fuentes comunes de proteína de origen animal que se utilizan en alimentos para mascotas incluyen el pollo, cordero, pescado y carne de res. Ejemplos de fuentes vegetales de proteínas son harina de gluten de maíz y harina de soja.

Cabe advertir que las proteínas de origen animal presentan una serie de ventajas nutricionales especiales.

Beneficios adicionales de la alimentación con proteínas de origen animal para perros:

  • Eficiencia digestiva: Los sistemas digestivos de los perros difieren de los de los herbívoros y funcionan de forma más eficiente con proteínas de origen animal.
  • Alta calidad: Las proteínas de origen animal tienen un mayor valor biológico que las proteínas de origen vegetal. Esto significa que las fuentes de proteínas de origen animal proporcionan un equilibrio de aminoácidos esenciales y nitrógeno para satisfacer sus necesidades nutricionales, mientras que algunas proteínas de origen vegetal pueden ser deficientes en ciertos aminoácidos esenciales.
  • L-carnitina: Las proteínas animales proporcionan L-carnitina, un compuesto que actúa como una vitamina y mejora el uso de la grasa como fuente de energía. Esta sustancia no se encuentra en la proteína vegetal. La L-carnitina facilita la oxidación de la grasa, apoya un metabolismo saludable y en mascotas con sobrepeso puede promover la pérdida de peso.

Muchos expertos prefieren la proteína de origen animal si hubiera que elegir entre una de las dos opciones. De hecho, existen estudios que han revelado que los perros adultos alimentados con dietas que contenían pollo aumentaban el tejido muscular y reducían la grasa corporal en comparación con los perros alimentados con dietas que contenían proteínas vegetales como harina de soja y harina de gluten de maíz. Algo que también beneficiaba al perro cuando alcanzaba la vejez ya que le ayudaba a mantener los músculos más sanos.

Por ello lo ideal sería elegir piensos cuyas fuentes de proteínas sean principalmente de origen animal. Le ayudarán a mantener sana la masa muscular para realizar sus actividades diarias y a entrar en la vejez con mayor calidad de vida.

Carbohidratos del pienso: cantidad óptima, fuentes, piensos sin grano

Partimos de la base de que los carbohidratos se consideran el compuesto orgánico más abundante que existe en la tierra. El más importante es la glucosa, ya que se encuentra presente en otros tipos de carbohidratos. Si bien hay una gran variedad de carbohidratos, el porcentaje en que algunos se encuentran en los alimentos para perros suele ser generalmente muy pequeño. Esto ocurre con la lactosa (no necesaria en animales adultos), sacarosa (azúcar común, también innecesaria) y almidón. La celulosa y hemicelulosa, junto con la lignina, constituyen las principales fuentes de fibra. Estos son los principales carbohidratos que necesitará tu mascota.

Los carbohidratos son una fuente importante de energía para tu mascota.

Uno de los más empleados por ser más económico es el almidón de maíz, arroz o trigo. Esta es la principal razón por la que vas a encontrar un alto porcentaje en contenido de almidón en muchas marcas. Por otro lado, también debemos añadir que es más utilizado que incluso la lactosa porque muchos perros suelen ser intolerantes a esta. La lactosa suele producir trastornos digestivos como la diarrea.

También hay que señalar que los perros no digieren directamente la fibra, sino que lo realizan unas bacterias que se encuentran en el colon. Por ello la fibra incluida en el pienso debe ser moderadamente fermentable. Esta es la principal razón por la que muchas marcas de pienso para perro utilizan remolacha, salvado de arroz o goma arábica.

La importancia de los carbohidratos en la dieta de los perros también radica en que, si se proporciona la cantidad idónea, las proteínas serán utilizadas al 100% para la reparación y crecimiento de los tejidos: una de sus funciones principales.

¿Piensos sin grano?

En los últimos años, el pienso para perros sin grano se ha popularizado. Muchos dueños de mascotas creen que las dietas libres de grano son mejores, ya que son consideradas más naturales, sin carbohidratos con gluten y, consecuentemente deberían causar menos problemas de salud o alergias. El problema es realmente el gluten, no tanto el grano en sí, pues existen granos con bajo contenido de gluten como el arroz. El gluten está causando estragos digestivos actualmente en muchos perros. Ocasiona atopía, que es una reacción alérgica exagerada, principalmente en la piel.

Los granos constituyen una fuente vital de nutrientes como vitaminas, minerales y ácidos grasos que son esenciales para la buena salud del perro. Y, aunque la proteína de origen vegetal sea un poco más difícil de dirigir, en cambio los carbohidratos que contiene son una fuente importante de energía que no se debe suprimir. Las dietas sin grano más bajas en carbohidratos pueden indicar una mayor cantidad de grasa y calorías.

La mayoría de productos de comida para perro sin grano incorporan en su lugar frijoles, guisantes o lentejas que pueden también proporcionar carbohidratos. Sin embargo, no son mejores que los granos con bajo contenido en gluten e incluso pueden conducir a la existencia de trastornos gastrointestinales. Por otro lado, hay que decir que la alergia a los granos en perros, es un trastorno muy poco común y realmente raro. Podemos señalar igualmente que la intolerancia al gluten también es extremadamente rara en perros.

A pesar de esto cada día las dietas libres de grano se están popularizando cada vez más y los fabricantes han respondido con la producción y oferta de un amplio catálogo de productos con estas características.

¿Cómo afecta la dieta el comportamiento en perros?

Trastornos compulsivos, agresividad e hiperactividad pueden ser síntomas de una dieta pobre.

Sin embargo, hasta hace bien poco, la cuestión de si los alimentos pueden afectar al comportamiento de un perro ha sido un tema largamente discutido entre los expertos. No llegaban a ponerse de acuerdo para contestar a esta pregunta tan vital.

En la actualidad existen muchos estudios que demuestran que lo que ponemos a nuestro perro para comer, tiene una gran influencia en su comportamiento.

Para evitar diseñar una mala dieta, tómate el tiempo que necesites para leer atentamente esta guía básica. No solo le hemos ofrecido las claves para que puedas elegir el mejor pienso para tu perro, sino que también hemos hablado de algunos hábitos saludables que deberías practicar con él para ofrecerle la calidad de vida que merece.

Al igual que sucede con nosotros los humanos, una buena nutrición y ejercicio conforman los pilares para llevar una vida sana y longeva.

Conclusión

¡Gracias por haber llegado hasta aquí!


Esperamos que esta guía os haya servido, aunque sea un poco, a aprender más sobre algo tan vital para vuestro perro como es su alimentación.

No podemos irnos sin volver a recordar, una vez más que, ante cualquier duda, deberíamos acudir a nuestro veterinario de confianza. No existe sustituto para la exploración in situ y conocer personalmente al perro. Después de todo, son uno más de la familia, ¿verdad? Así que mejor hacer lo posible por brindarle los mejores cuidados a nuestro más fiel compañero.

¡Hasta la próxima!

2 comentarios en “Guía para elegir pienso para tu perro

  1. La alimentación de nuestras mascotas no es juego. Visitar su veterinario, vigilar su crecimiento y condición, rutinas de ejercicio y mucho amor. Así se logra elegir la mejor rutina alimenticia especializada para ellos.

Deja un comentario